icon

Tipos de exudado en las heridas

06.12.2021 0 big.lat
Tipos de exudado en las heridas

Qué es el exudado de heridas

El exudado en las heridas se produce como parte normal del proceso de curación. Durante la respuesta inflamatoria, las paredes de los vasos sanguíneos se dilatan y se vuelven más porosas, lo que permite la fuga de líquido rico en proteínas hacia el área de la herida. Manejar el exudado y mantener un ambiente de la herida húmedo pero no mojado es un desafío constante para que no se presenten complicaciones durante y después del proceso de curación.

Tipos de exudado

Exudado se refiere al drenaje de líquido de heridas abiertas en el cuerpo humano. Este drenaje proviene del líquido creado por el cuerpo como resultado del daño tisular. Al reparar la herida, se debe verificar el exudado para verificar la consistencia, el olor, la cantidad y el color adecuados. Los tipos específicos de exudado, ya sean purulentos, serosanguinoso o sanguinolentos, indican cómo avanza y cicatriza la herida.

Exudado seroso.

Seroso 

El drenaje seroso de la herida se ve claro o de color amarillento. Este material seroso surge de las proteínas y el líquido del tejido. A veces, el material seroso se filtra a través de la piel inflamada cuando una persona sufre una enfermedad grave. El drenaje seroso apoya el proceso de curación y contiene proteínas, electrolitos, azúcar, glóbulos blancos y algunos microorganismos. Las plaquetas y la fibrina que se utilizan en el proceso de coagulación aparecen en el líquido en las primeras 48 a 72 horas después de la formación de una herida para prevenir el sangrado. El líquido seroso de la herida ocurre como un proceso normal de curación.

Serosanguinoso

El líquido serosanguinoso aparece rosado debido a una pequeña cantidad de glóbulos que se mezclan con el drenaje seroso. Es de consistencia delgada y acuosa. El líquido serosanguinoso aparece normalmente durante la cicatrización de heridas y es típicamente de un color rosado debido a que el líquido amarillo se combina con pequeñas gotas de sangre.

Sanguinolento 

Líquido sanguinolento significa el drenaje rojo de un traumatismo a un vaso sanguíneo que puede ocurrir con la limpieza de una herida o con el movimiento excesivo del individuo con una herida inmediatamente después de que emerge. La consistencia es fina y acuosa con líquido sanguinolento. Que sea sanguinoso significa que hay algo infrecuente con la herida.

Hemorragia

La hemorragia indica una fuga de un vaso sanguíneo que expulsa sangre. La consistencia es más espesa que el líquido sanguinolento. No obstante, cuando ocurre esta situación puede constituir una emergencia que requiera la asistencia de un médico para controlar el sangrado si fluyen grandes cantidades de sangre desde el sitio de la herida. La hemorragia representa un descubrimiento anormal en una herida, una fuga de un vaso sanguíneo que expulsa sangre.

Manejo de heridas.

Purulento

El exudado purulento se refiere a un drenaje espeso de color amarillo, gris o verde que sale de una herida cuando la infección invade el área. El líquido contiene microorganismos patógenos junto con glóbulos blancos, células inflamatorias y bacterias muertas o moribundas. Cuando la herida está infectada, aumenta el volumen del exudado purulento.

Fluido espinal cerebral

Después de accidentes traumáticos, una herida en la cabeza o la espalda puede filtrar un líquido transparente y ligeramente pegajoso de la cabeza o del canal alrededor de la médula espinal. La fuga de líquido cefalorraquídeo es una emergencia, por lo que se debe de atender de inmediato. El sitio de la herida cerebral que gotea requiere crear una situación estéril para permitir que el líquido fluya, pero que no permita que entren bacterias.

Esfacelo o tejido necrótico

Además de los exudados, puede existir tejido anormal en la herida, especialmente en heridas crónicas o heridas con cicatrización lenta. El esfacelo es un tejido fibrinoso amarillo que consta de fibrina, pus y material proteico. El tejido necrótico que contiene células muertas y detritos se forma en la herida debido a un suministro de sangre inadecuado a la zona. El médico extrae tanto el tejido necrótico como el esfacelo para permitir que la herida sane.

Se debe limpiar la herida.

Manejo del exudado

Si bien la humedad es necesaria para la curación, un ambiente demasiado húmedo puede dañar el lecho de la herida así como la piel circundante. Este daño puede ser maceración, causada por la retención de líquido en la piel, o excoriación relacionada con las enzimas proteolíticas contenidas en el exudado. Sin embargo, en la práctica, estas frecuentemente ocurren al mismo tiempo. El daño también puede ocurrir debido al cambio de apósito frecuente, ya que provoca un desprendimiento de la epidermis.

A menudo los pacientes identifican sentimientos de ansiedad por una posible fuga y se sienten estigmatizados por el olor de la herida. En muchos casos, estos factores hacen que los pacientes se retraigan o se aíslen.

Por ello, es primordial considerar la reducción de cualquier cosa que pueda estar contribuyendo al aumento de los niveles de líquidos. Por ejemplo, el uso de diuréticos para tratar la insuficiencia cardíaca o la elevación de las extremidades afectadas para reducir el edema dependiente puede ayudar a reducir el exudado. Una vez que se hayan abordado estos factores, se puede considerar el manejo local del exudado con vendajes o terapias.

El manejo eficaz del exudado depende de las características de la herida, como la cantidad de exudado, la ubicación y la composición. Las heridas crónicas suelen tener bacterias, como pseudomonas o estafilococos, que inhiben el crecimiento de nuevas células. En este caso, los cultivos para combatir las bacterias pueden ser beneficiosos para poder iniciar un tratamiento personalizado. Esto puede incluir antimicrobianos tópicos, antibióticos tópicos, antifúngicos y medicamentos orales o intravenosos.

Apósitos para el exudado en las heridas.

Apósitos para el exudado en las heridas

Se puede utilizar una gama de apósitos para manejar el exudado, incluidos los productos absorbentes, los que permiten la transmisión del exudado. La mayoría de los apósitos utilizados para controlar el exudado serán de este tipo. De igual forma, pueden tener la capacidad de evaporar algo de líquido a través de la parte posterior del apósito, aunque suele ser una cantidad muy pequeña. Cuando ambos métodos de manejo de fluidos están presentes, los fabricantes pueden referirse a la capacidad total de manejo de fluidos de su producto.

Los productos absorbentes varían en su diseño y capacidad de manejo de fluidos. Los absorbentes simples, como los productos a base de gasa, absorberán el líquido y permitirán que pase a la parte posterior del apósito. Otros productos, como los alginatos, absorben el fluido y cambian la composición del producto de seco a gel. Algunos productos son capaces de absorber selectivamente el componente líquido del exudado, concentrando las proteínas beneficiosas de la herida en la superficie de la herida. Sin embargo, debido a los altos niveles de metaloproteinasas (MMP) potencialmente perjudiciales en el líquido de heridas crónicas, esta opción debe considerarse cuidadosamente.

Los productos más sofisticados no solo llevan el líquido al vendaje, sino que también lo retienen incluso cuando se someten a presión, por lo que pueden ser más adecuados cuando se aplican vendajes en los talones y muslos o para usar bajo vendajes de compresión.

ARTÍCULO RELACIONADO: Terapia humana para el manejo de heridas

Paciente con apósito en la frente.

La cantidad de exudado que puede contener un apósito también está influenciada por la forma en que el material del apósito maneja el líquido. Los productos simples como las gasas absorben el exudado en el punto de contacto con el líquido. Mientras que otros apósitos distribuyen el líquido por todo el apósito, lo que proporciona una mayor capacidad de manejo de líquidos.

En general, debe tenerse en cuenta que la selección del apósito debe basarse en el tipo de herida del paciente y las características que tiene. Si la herida no se encuentra en la fase inflamatoria normal de cicatrización, el médico debe investigar cuál es la causa principal y cómo se debe manejar el drenaje.

Es importante tener en cuenta la comodidad del paciente. Los apósitos y las bolsas de drenaje muy absorbentes pueden volverse pesados ​​cuando se llenan de líquido y pueden arrancar la piel circundante de la herida. Es necesario cambiar el apósito o vaciar la bolsa antes de que esté completamente llena para evitar incomodidad. No importa cuán frecuente sea el cambio de apósito, siempre se debe considerar la posibilidad de que se pueden dañar la piel circundante y se deben usar apósitos, protectores de la piel o cremas de barrera para evitar que el área de la herida se extienda.

Fuentes de consulta

Jacqui Fletcher. (2003). Managing wound exudate. 6 de diciembre de 2021, de Nursing Times Sitio web: https://www.nursingtimes.net/clinical-archive/tissue-viability/managing-wound-exudate-04-02-2003/

Lindsay Andronaco . (2016). Wound Exudate: Assessment and Management Strategies. 6 de diciembre de 2021, de Wound Source Sitio web: https://www.woundsource.com/blog/wound-exudate-assessment-and-management-strategies

Sharon Takiguch. (2018). Types of Exudate From Wounds. 6 de diciembre de 2021, de Healthfully Sitio web: https://healthfully.com/types-of-exudate-from-wounds-4616688.html