Consejos para una convalecencia exitosa: cirugía

30.12.2021 0 big.lat
Consejos para una convalecencia exitosa: cirugía

Cómo recuperarte después de una cirugía

Si vas a someterte a una cirugía, es posible que te interese saber cómo recuperarte más rápido, volver al trabajo y a tus actividades en un periodo corto de tiempo. En general, la recuperación de una cirugía es un proceso sencillo que únicamente implica seguir las instrucciones del alta, lo que puede ser un desafío para algunas personas.


Para la mayoría de los pacientes es realmente así de simple. Sin embargo, para otros, la curación rápida después de la cirugía requiere diligencia y esfuerzo en el cuidado de la incisión y de su cuerpo en general. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles para que la convalecencia sea exitosa.

Sigue las instrucciones de tu médico.

Sigue instrucciones

No ignores el plan de tratamiento de tu médico. Toma todos los medicamentos recetados según las instrucciones, incluso si piensas que no los necesitas o ya no sientes dolor. Tampoco hagas actividades que no te haya recomendado el doctor, como: manejar, levantarse demasiado, nadar, cargar cosas pesadas, etc. A pesar de que tu herida parezca curada, puede haber una curación interna que deba sanar antes de que sea seguro realizar ciertas actividades.

Algunos pacientes siguen las instrucciones que creen que son significativas e ignoran las que no les gustan o las que piensan que no son funcionales. Una instrucción simple, como no bañarse después de un procedimiento, puede parecer una tontería, pero generalmente hay una muy buena razón para ello.

Si no comprendes por qué se da una instrucción, pregúntele a tu proveedor de atención médica o enfermero su importancia. 

Realiza visitas de seguimiento.

Realiza visitas de seguimiento

Muchos pacientes no asisten a todas sus citas de seguimiento. Si te sientes bien y tu herida se está curando sin ningún problema, una cita puede parecer un gasto innecesario y una pérdida de tiempo. Esto es una idea errónea.

Siempre que un paciente se somete a una cirugía, el médico a cargo querrá saber tu sentir y si tu incisión está cicatrizando bien. De igual forma, podría estar buscando cosas adicionales que no puedas ver y que se hayan desencadenado con la cirugía, especialmente si tu incisión no es visible.

Pueden realizar análisis de sangre de seguimiento, buscar signos de infección o querer asegurarse de que la cirugía haya tratado adecuadamente la afección. También podrías necesitar un ajuste de medicamentos en las semanas posteriores a la cirugía. Es importante que vuelvas al médico para las visitas de seguimiento y compartas todas las inquietudes que tienes.

Adopta un enfoque de equipo y trabaja en conjunto con tu doctor para obtener los mejores resultados.
Lávate las manos antes de tocar la incisión.

Prevé infecciones

La prevención de infecciones es una de las cosas más importantes que puedes hacer para obtener un resultado excelente post-cirugía. Lavarse las manos antes de tocar la incisión es una de las cosas más fáciles y necesarias que puedes hacer durante tu recuperación.

Cuida bien de la herida

Hay varias formas para cuidar de tu herida, una de ellas es usar ropa que no irrite el sitio de la cirugía. Cambiar el apósito según las instrucciones y buscar signos de infección. Si sientes picazón u otras molestias, comunícate con tu médico para recibir el tratamiento adecuado. También asegúrate de proteger el tejido cicatricial del sol, ya que recién formado no tiene pigmentación y puede mancharse. Por ello, utiliza protectores solares recomendados por tu médico.

Es posible que mirar tu incisión no sea tu cosa preferida, pero es importante que la monitorees varias veces al día. Ahora hay procedimientos en los que esto no es posible, pero para la gran mayoría con un espejo puedes observar bien el sitio quirúrgico.

Come adecuadamente durante el proceso de recuperación.

Bebe y come adecuadamente

Muchas personas no tienen ganas de comer después de una cirugía. Tienen náuseas, estreñimiento o simplemente no tienen hambre. No obstante, es de suma importancia brindarle a tu cuerpo la energía necesaria para recuperarse.

La proteína es muy relevante para el proceso de curación, así que se recomienda comer pollo, huevos, etc. Los alimentos como el pescado y los huevos, que contienen hierro y vitamina B12, ayudan al cuerpo a formar las nuevas células sanguíneas necesarias. La fibra y los probióticos estimulan el sistema inmunológico para que pueda combatir las infecciones. Un método simple para obtener fibra y probióticos es comer yogur y granola. Evita los bocadillos azucarados, ya que alteran el equilibrio del cuerpo e inhiben el sistema inmunológico. 

Mantenerse hidratado y comer una dieta saludable después de la cirugía puede ayudar a que tengas una convalecencia exitosa. Así como minimizar las complicaciones comunes y ayudarte a superar los efectos secundarios no deseados de la anestesia.

Es difícil sanar si tu cuerpo no tiene el combustible que necesita para mejorar.

Se recomienda beber bebidas bajas en calorías y sin gas durante el proceso de curación. El agua pura es excelente, pero las aguas de sabor también. Las frutas como la sandía, las fresas y la toronja ayudan con la hidratación. Por otro lado, las bebidas deportivas con sodio también deben evitarse porque el sodio hace que el cuerpo retenga líquidos, lo que puede provocar hinchazón.

 

Tose y estornuda con cuidado.

Tose y estornuda con cuidado

Si toses o estornudas de manera incorrecta puedes causar un daño grave a tu incisión. Una nueva incisión no es muy resistente y un estornudo violento en realidad puede hacer que se abra. Por ello, aplicar presión en la incisión es fundamental al toser, estornudar o incluso ir al baño. Puedes hacer esto con las manos o con una almohada si tienes una cerca.

Solo recuerda que toser es importante y debes hacerlo con frecuencia después de la cirugía, ya que ayuda a prevenir una neumonía.

Cuida tu incisión de la manera correcta

Es de conocimiento general saber que tienes que lavarte las manos cuando vayas a tocar la incisión, pero hay otros factores que se tienen que considerar. No obstante, el cuidado de tu incisión no tiene por qué ser complicado ni difícil.

Cuida tu incisión de la manera correcta.

Lo creas o no, la mayoría de los pacientes intentan limpiar demasiado la incisión. Quieren frotarla y quitar las costras que se forman, o quieren usar alcohol o peróxido para mantener el área libre de gérmenes. Evita hacer estas cosas, a menos que tu médico te indique específicamente que lo realices. Sin embargo, un lavado suave con agua y jabón es más que adecuado.

Puede que no sea agradable, pero es normal tener costras en las grapas quirúrgicas. Quitarlas en realidad podría hacer que tu incisión sane más lento.

Remojar la incisión en un esfuerzo por mantenerla limpia también puede ser perjudicial porque puede debilitar la línea de la incisión. Muchos cirujanos recomiendan duchas en lugar de baños después de la cirugía y, a menudo, prohíben nadar durante las primeras etapas de la recuperación.

Camina con cuidado después de la cirugía.

Muévete

Caminar después de la cirugía es una de las cosas más importantes que se puedes hacer después de un procedimiento. Puede parecer algo simple, pero una caminata rápida cada una o dos horas puede ayudar a prevenir complicaciones graves como la trombosis venosa profunda y la neumonía.

Caminar también puede ayudar a prevenir un efecto secundario muy común y molesto de la anestesia: el estreñimiento. Hacer caminatas es una forma suave de volver a la actividad física y puede ayudar a promover el regreso a tus actividades habituales.

Habla con tu médico sobre cuándo puedes volver a actividades más extenuantes, como correr o realizar deportes de contacto.

Concédete permiso para descansar

Escucha a tu cuerpo durante las semanas posteriores a la cirugía. Aunque te sientas ansioso por volver al trabajo, tómate un tiempo para recuperarte. Si te sientes cansado, descansa. Es bueno querer moverte, pero recuerda no forzar tu cuerpo.

No forces tu cuerpo.

Cuándo llamar a tu médico

Al recuperarse en casa, se debe saber cuando notificar al cirujano sobre cualquier complicación que surja después de la cirugía. Los siguientes signos y síntomas son advertencias de posibles complicaciones y se deben informar al médico a cargo de inmediato.

● Dificultad para respirar
Fiebre de más de 38 grados
● Heces negras, similares al alquitrán (que indican hemorragia interna)
● Aumento o empeoramiento del dolor
● Mayor hinchazón, dolor o enrojecimiento alrededor de la incisión
● Secreción de la herida con aspecto de pus o maloliente
● Confusión, mareos o desmayos
● Diarrea, estreñimiento o vómitos persistentes
● Incapacidad para tolerar alimentos o bebidas
● Dolor inexplicable en una o ambas piernas

Seguir instrucciones para una dieta especial, cuidado de heridas, fisioterapia y medicamentos puede parecer abrumador, especialmente cuando el dolor y la incomodidad limitan el movimiento. Recuperarse de la cirugía no debería ser complicado, pero tomará algo de tiempo y energía junto con la voluntad de seguir las instrucciones proporcionadas por tu médico.

Una cantidad sorprendentemente grande de personas no sigue esas instrucciones y luego se pregunta por qué sienten dolor, se curan lentamente o ambas cosas. El cuerpo necesita tiempo para sanar y no tolerará que lo apresuren, pero ser inteligente puede llevar a una convalecencia exitosa y un rápido regreso a tus actividades normales.

Fuentes de consulta

Jennifer Whitlock. (2020). What to Expect When Recovering From Surgery. 29 de diciembre de 2021, de Verywell Health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/recovering-from-surgery-what-to-expect-3156826

Jennifer Whitlock. (2021). 10 Ways To Improve Your Recovery After Surgery. 29 de diciembre de 2021, de Verywell Health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/post-surgery-recovery-tips-and-guide-3156833

NA. (2020). Six ways to speed up the healing process after surgery. 29 de diciembre de 2021, de Glenview Terrace Sitio web: https://www.glenviewterrace.com/blog/six-ways-to-speed-up-the-healing-process-after-surgery/