La dignidad del paciente en el tratamiento

20.12.2021 0 big.lat
La dignidad del paciente en el tratamiento

Cuando se escucha el término “dignidad del paciente”, se tiende a pensar en demostrarle al paciente que en cierto sentido, es digno de honor y respeto. Si bien es probable que nadie discuta que la dignidad del paciente es un concepto importante, es mucho más difícil trasladar este concepto abstracto al ámbito clínico. Mantener la dignidad del paciente es algo que a menudo se nombra cuando se habla de los principios de los cuidados durante el tratamiento. Sin embargo, es posible que esto casi se convierta en una frase de repetición vana con poca relevancia para la calidad de la atención que realmente recibe.

A lo largo de nuestra vida, un sentido de dignidad personal es esencial para nuestro bienestar. Todos necesitamos sentirnos valorados y respetados.

Los desafíos de una enfermedad grave pueden erosionar la dignidad de una persona, lo que puede aumentar el dolor y la desesperación tanto del paciente como de la familia. Esto puede ocasionar que al hacer un esfuerzo por abordar las necesidades físicas de un paciente, los cuidadores pueden tratarlo más como un conjunto de síntomas que como un ser humano. De igual forma, pueden privar sin pensar a la persona y pasar por alto sus necesidades sociales, emocionales y espirituales.

 

Preserva el sentido de dignidad de la persona y no los aísles.

Pero este no tiene por qué ser el caso. Tanto la familia como los cuidadores o médicos a cargo del paciente pueden tomar medidas importantes para ayudar a mantener la dignidad de la persona. Además, los cuidados paliativos pueden desempeñar un papel fundamental a la hora de garantizar la dignidad y el respeto del paciente y la familia.

Qué es la dignidad en los cuidados paliativos

La dignidad es una necesidad universal de por vida que es vital para el bienestar de una persona. Significa sentir un sentido de valor o respeto. Por lo tanto, los cuidadores deben actuar de manera que ayuden a preservar el sentido de dignidad de la persona y no aislarlos. Es importante mantener la dignidad de los pacientes al enfocarse en su comodidad y calidad de vida.

El concepto de dignidad varía de persona a persona y de diferentes culturas. Los aspectos clave de la dignidad en la atención del paciente son:

• Respeto: respeto por uno mismo, respeto mutuo y respeto por la privacidad.
• Autonomía: implica tener y proporcionar opciones, así como competencia e independencia.
• Empoderamiento: puede implicar autoestima, orgullo y modestia.
• Comunicación: cómo explicar y comprender información, ya sea verbal o no verbal.

Respeta la privacidad y la confidencialidad de los pacientes.

Áreas a considerar en el cuidado del paciente

La dignidad del paciente es un elemento esencial de la atención, el compromiso y la satisfacción. Incluso los pequeños gestos o los cambios modestos pueden tener un efecto significativo en el sentido de dignidad de una persona. Estas son algunas áreas en las que los profesionales de la salud pueden promover la dignidad del paciente y reforzar la atención personalizada como parte de la práctica diaria.

Cultura organizacional

Promueve una cultura de dignidad en su organización mostrando a los pacientes y colegas respeto, compasión, empatía y amabilidad. Reconoce y respeta la individualidad de cada persona y anima a otros profesionales de la salud a hacer lo mismo. Considera cómo la organización puede crear conciencia sobre la mejora de la dignidad del paciente a través de capacitación, comentarios de los pacientes, recordatorios periódicos y otros métodos.

Se cordial con el paciente.

Cortesía

Se cordial con los pacientes, esto implica saludarlos, presentarse en caso de ser necesario, preguntar cómo se siente y hacer contacto visual directo durante las conversaciones. En los encuentros iniciales, pregunta cómo preferirían que te dirigieras a ellos. Algunos pacientes pueden preferir sus nombres o apodos, mientras que otros prefieren usar títulos y apellidos. Hacer una suposición sobre cómo dirigirse a un paciente puede generar sentimientos de falta de respeto, especialmente en relación con las diferencias culturales o generacionales.

Además, evalúa tu actitud y comportamiento al interactuar con los pacientes para asegurarte de que los factores personales o externos, como el cansancio, estrés e interrupciones del personal o de la tecnología no influyan en la forma en que los pacientes perciben tus sentimientos.

Privacidad y confidencialidad

Respeta la privacidad y la confidencialidad de los pacientes tomando medidas durante las visitas al consultorio. Es decir, no discutir la información personal de los pacientes en áreas abiertas y bajar la voz al comunicar información personal y salvaguardar la información médica protegida de los pacientes.

Los lapsos reales o percibidos en la privacidad y la confidencialidad pueden desencadenar sentimientos de indiferencia y disminuir la confianza de los pacientes.

Solicita su consentimiento antes de examinar o tratar físicamente a los pacientes.

Decencia y modestia

Los pacientes tienen distintas definiciones de decencia y modestia, por lo que es prudente evaluar estos sentimientos y responder de manera adecuada. Algunas estrategias generales para respetar la modestia de los pacientes incluyen:

• Llamar a las puertas de la sala de examen y pedir permiso antes de entrar.
• Usar cortinas en las salas de examen para bloquear la vista desde los pasillos y brindar una mayor sensación de privacidad.
• Ofrecer cortinas o batas para ayudar a los pacientes a sentirse menos expuestos.
• Asegurar las batas de los pacientes o proporcionarles una funda adicional si planeas transferirlos a otra habitación.

Además, solicita su consentimiento antes de examinar o tratar físicamente a los pacientes. Explica a los pacientes el procedimiento que estás realizando y anímalos a hablar si se sienten incómodos o con dolor. Reconocer sus sentimientos y brindarles apoyo puede ayudar a aliviar los sentimientos de vulnerabilidad.

Autonomía

La autonomía es un aspecto fundamental de la dignidad e incluye dimensiones como tener opciones, dar opciones, tomar decisiones, competencia, derechos, necesidades e independencia. La autonomía también es un principio subyacente del consentimiento informado, un proceso ético que reconoce los derechos de las personas a tomar decisiones sobre su atención médica.

Escucha las necesidades del paciente.

Competencia cultural

La competencia cultural es una característica distintiva de la atención centrada en el paciente y un componente vital para comunicarse bien con los pacientes y promover la dignidad. Brindar atención culturalmente competente requiere desarrollar una conciencia de cómo las creencias y valores culturales de los pacientes pueden afectar su percepción de las interacciones de la atención médica y la comprensión de la información médica. Igualmente, es importante considerar cómo las influencias culturales pueden contribuir a cómo los pacientes definen los diversos aspectos de la dignidad, como el respeto, la autoestima, el orgullo, la modestia y la autonomía.

Empatía, comprensión y compasión

Si bien las actividades y tareas cotidianas que se realizan en las prácticas de atención médica, clínicas y hospitales a menudo son rutinarias para las personas que trabajan en estos entornos, pueden resultar abrumadoras para los pacientes. Además, los encuentros de atención médica no ocurren en el vacío y las emociones que evocan pueden entremezclarse con otros factores estresantes personales y profesionales de los pacientes.

Ten paciencia cuando interactúes con el paciente.

Durante las interacciones con los pacientes, haz una pausa para considerar cómo están respondiendo a los diagnósticos, las recomendaciones de tratamiento y los resultados. Reconocer sus emociones y responder con empatía, comprensión y compasión puede influir en gran medida en su experiencia y ayudarlos a sentirse respetados y reconfortados.

Dado que la dignidad se experimenta subjetivamente y cada paciente es único en sus requisitos, es importante que los profesionales de la salud utilicen un enfoque abierto para evaluar las necesidades de cada paciente y tratar de satisfacerlas en consecuencia. Así como, utilizar la discreción en cuanto a lo que es apropiado al brindar atención a pacientes de diferentes edades, culturas y religiones. Medidas simples como las mencionadas con anterioridad pueden ayudar a los profesionales de la salud a ver al paciente que recibe cuidados como una persona, ayudándoles así a promover la dignidad y abordar necesidades que de otro modo no serían conocidas.

Fuentes de consulta

Grace Kennedy. (2016). The Importance of Patient Dignity in Care at the End of Life. 20 de diciembre de 2021, de NCBI Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4847835/

Laura M. Cascella, MA, CPHRM. (2021). Promoting Patient Dignity in Healthcare. 20 de diciembre de 2021, de MedPro Group Sitio web: https://www.medpro.com/promoting-patient-dignity

NA. (2021). Defining Dignity in End-of-Life with Hospice Care. 20 de diciembre de 2021, de Samaritan Sitio web: https://samaritannj.org/hospice-blog-and-events/hospice-palliative-care-blog/defining-dignity-end-life-hospice-care/